Foto(s): Cortesía

Las artesanías de hojalatería son tradición y creatividad

Alejandra López Martínez

 

Oaxaca es un estado lleno de historia, tradición y artesanías. En cada uno de sus rincones esconde tesoros que debes conocer, como el taller artesanal de hojalatería, los cuáles seguramente encuentras en el barrio de Xochimilco, en San Antonio de la Cal, Santa Rosa Panzacola, entre otros municipios. Vale la pena mencionar que este oficio ha luchado por mantenerse vigente hasta nuestros días y que según la información publicada en el portal de noticias El Universal, esta labor tiene una historia de 300 años. 

Pero ¿dónde tiene sus orígenes este oficio? Tiene sus inicios en la época colonial y estaba relacionado con la producción de artículos eclesiásticos como las vitrinas para los santos, relicarios o para objetos decorativos como lámparas, juguetes, cajitas para joyería, entre otros. Desde entonces, esta práctica ha evolucionado y se ha ajustado a las necesidades del mundo actual. 

 

 

Y es precisamente en esta evolución donde la creatividad en un taller de artesanías de hojalatería cobra vida. Al abrir la puerta, es probable que escuches el sonido de los martillos golpeando con suavidad el metal, mientras alguna ventana se mantiene abierta para dejar pasar los rayos de la luz natural. Esto crea un ambiente acogedor que estimula la imaginación y el ingenio artístico. 

Dentro de este lugar, encontrarás una amplia mesa de trabajo, cubierta de herramientas de hojalatería; martillos, cinceles, entre otras más, utilizadas para dar forma a los metales. Además,habrá áreas específicas designadas para el corte, así como la transformación, donde se terminan los detalles finales. En las paredes hay estanterías repletas de este material, ya trabajado y acabado, para exhibir la habilidad de los artesanos. Es muy probable que este espacio haya sido testigo del esfuerzo de muchas generaciones, donde la verdadera herencia es el conocimiento transmitido.

 

El taller de hojalatería artesanal es más que un espacio de trabajo; se podría decir que es un santuario donde el metal cobra vida a través de las manos hábiles y la creatividad de los artesanos. Cada pieza es una obra única que en sus diseños guarda la esencia de Oaxaca, su cultura y la tradición, así que en tu próxima visita a la ciudad adquiere estas artesanías.