Foto(s): Cortesía

Este es el proceso de elaboración de las artesanías de carrizo

Alejandra López Martínez

Seguramente al recorrer los mercados de Oaxaca, has visto artesanías elaboradas con carrizo principalmente como jaulas para aves, sombreros, lámparas, canastas, cestas que son utilizadas para almacenar y transportar alimentos o simplemente como elementos decorativos, los cuáles son de diversos tamaños. 

Pero de ¿donde proviene el carrizo? Esta planta crece abundantemente en las orillas de los ríos de algunas comunidades de la ciudad de Oaxaca y es una materia prima que se ha utilizado por varias generaciones de artesanos para crear piezas que combinan la funcionalidad y la estética, por lo que no es de extrañarse que esta técnica se haya transmitido de padres a hijos, manteniendo vivo el oficio y la tradición.

 

Así que el trabajo de los artesanos comienza cuando acuden a los arroyos para recolectar el carrizo, siempre asegurándose que las plantas vuelvan a crecer o regenerarse, por eso es importante que seleccionen las ramas que estén maduras, no secas para poder manejarlo con habilidad. 

Una vez recolectado, pasa por un proceso de limpieza, se eliminan las hojas y las ramas laterales, luego se cortan en tiras largas para continuar con el tejido, por lo que las personas deben dedicarle tiempo al diseño y planificar qué pieza van a elaborar. Esto puede involucrar el cruzado del carrizo para formar una estrella que será la base del canasto o canasta. 

 

 

Sin embargo, antes de considerar que las piezas están terminadas, pasan por una revisión final para afirmar que cumple con los estándares de calidad del artesano. Se verifica la firmeza del tejido, la uniformidad del diseño y la ausencia de defectos, con la finalidad de ponerlos a la venta o que estén listas para usarse. 

Además de eso, en un mundo donde la sostenibilidad se ha vuelto esencial, estas artesanías se convierten en una opción para reducir el impacto ambiental, ya que una canasta se puede utilizar para hacer el mandado, en lugar de recurrir a las bolsas de plástico o de otros materiales contaminantes, aunque los canastos son la herramienta principal de trabajo de los agricultores, pues con ellos realizan la pizca de maíz. 

Así que incorporar estas artesanías en la decoración del hogar no solo añade un toque de elegancia rústica, sino que también al apoyas al medio ambiente, reduciendo la contaminación con bolsas de plástico y contribuyes a la economía local, beneficiando a las personas que se dedican a este oficio, lo que preservará esta tradición y oficio.